La alegría, el ambiente de celebración y el tentador festín de deliciosas comidas, son la combinación perfecta para abandonar la dieta rápidamente, pero… ¿realmente es lo que quieres? O simplemente, ¿estás cayendo en la trampa?

Por un momento detente a pensar en como se sentirá tu cuerpo y el cargo de conciencia que tendrás en enero… ¿horrible verdad?, así que antes de meter la pata con la dieta consigue la fórmula para mantener tu peso.

Durante las próximas fiestas será mejor:

  • Comer saludablemente como de costumbre antes de llegar.
  • Tomar mucha agua para saciar el hambre.
  • Elegir lo más saludable de lo que haya en la fiesta.
  • Comer y beber despacio.
  • Centrar la atención en las personas y no en la comida.
  • No abandonar las actividades físicas, seguir con bailes o caminatas.
  • Toma agua entre cada bebida alcohólica.
  • Evita los cócteles con mucha azúcar.
  • Modera tu consumo de pan.
  • Prueba de todo, pero en porciones pequeñas.
  • Mastica todo muy bien, trata de saborear cada pequeño bocado.

Recuerda: Un día de celebración no harán gran daño a tu dieta normal y se vale disfrutar de vez en cuando, pero trata de moderarte. Entre Navidad y Año Nuevo ¿qué mejor que hacer un detox de 3 días?

Así llegarás a enero sabiendo que disfrutaste todos los platillos, pero sin esos kilos de más que dejan esas fiestas.