Si algo he aprendido como mujer, es que con nuestras hormonas no se juega. Una buena salud hormonal es FUNDAMENTAL para muchísimas funciones de nuestro organismo. Aprende a regular tu tiroides con estos alimentos que puedes encontrar en tu cocina.

Primero que nada… ¿Qué es la tiroides?

La tiroides es una glándula ubicada cerca del cuello e influye en una enorme variedad de funciones de nuestro cuerpo, especialmente en el de la mujer. Muchas veces las personas con problemas de tiroides sufre cambios de peso porque la misma controla la función metabólica de nuestro organismo.

Si sufres de hipertiroidismo

El hipertiroidismo consiste en el aumento en la producción normal de hormonas que debería proporcionar la tiroides. En estos casos, las personas con hipertiroidismo bajan de peso y pierden masa muscular rápidamente, por lo cual necesitamos alimentos altamente nutritivos y que nos den energía.

  • Lácteos: Es recomendable consumir alimentos como queso, yogurt y leche. Estos alimentos son muy fáciles de añadir como ingredientes a cualquier preparación.
  • Proteínas: Asegúrate de consumir carne, pescado y huevo. Las formas de prepararlos son infinitas, dale rienda suelta a tu imaginación y encuentra la que más te gusta.
  • Aceites y grasas: Las puedes encontrar en alimentos como la mayonesa, aceite de oliva, mantequilla, nata y aguacate.
  • Frutos secos: Consume un puñado de manera directa o prueba añadirlos a postres y ensaladas.
  • Azúcar, pan, galletas y miel: El pan integral será tu mejor amigo para desayunos y meriendas. Recuerda consumir el azúcar y miel de forma moderada para evitar futuros problemas.

Alimentos para regular la tiroides: hipotiroidismo

En este caso, la glándula tiroides produce menos hormonas de las que debería, por lo cual es común sentir cansancio, fatiga, caída del cabello, debilidad y la más visible es el sobrepeso.

La dieta de las personas que sufren de hipotiroidismo es más estricta pero no por eso es menos deliciosa. Existen muchísimas maneras de consumir alimentos de forma saludable (¡en mi página hay muchísimas recetas).

  • Carnes magras: Las carnes sin grasa son fáciles de preparar, deliciosas, saludables y ricas en fibra. Pescado blanco, pollo, carne de ternera, huevos, entre otros.
  • Leche descremada: cuida que todos los lácteos sean desnatados y descremados.
  • Miel: reemplaza el azúcar por miel o stevia natural.
  • Frutas y verduras: especialmente crudas, son buenísimas para calmar el apetito.
  • Cereales y legumbres.
  • Aceite de oliva: recuerda consumirlo en pocas cantidades.
  • Agua y limón: prepara tus bebidas sin azúcar, y si te aburre el agua añádele unas rodajas de limón.

Es importante no saltarte comidas y realizar actividad física.


Cómo consumir menos sal