La Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió a los países un incremento de impuestos al cigarrillo, con la finalidad de acabar con este mal hábito que cada 6 segundos mata a una persona en el mundo.

A pesar de lo anterior, uno de los motivos por los que mucha gente no hace el intento de dejar de fumar es el miedo a engordar.

Además, la ansiedad que produce no tener un cigarrillo entre las manos o en la boca hace que se recurra a la comida para aliviar las ansias de fumar.

Por ello, hay que buscar alimentos saciantes y sedantes.

¿Qué alimentos me ayudan a dejar de fumar?

Algunos alimentos realzan el sabor del tabaco e invitan a fumar. Es el caso del café, el vino y la carne. Por tanto, hay que tratar de evitarlos o reducirlos mientras dejas de fumar.

Sin embargo, otros como la leche, las hortalizas y las frutas hacen que el cigarrillo sepa muy mal, a la hora de hacer las compras, inclínate por la leche desnatada para no incrementar las grasas.

Toma antioxidantes

Alimentos como el brócoli, los frutos secos como los pistachos, y la calabaza, son ricos en vitamina E que se ha relacionado con una mejoría cardiovascular notable cuando se deja de fumar.

Además, son excelentes aliados para prevenir el cáncer. Preparados de una forma sana y tomados de forma moderada, en el caso de los frutos secos, pueden ayudarte a controlar el peso.

Otras comidas que te ayudarán son…

El apio, la zanahoria, la manzana,  todos estos alimentos son sanos y pueden ayudarte a reducir la necesidad de tener algo en la boca y no engordan, come orgánico, toma muchos líquidos, haz ejercicio y evita la comida chatarra.

Las organizaciones están haciendo lo que sea posible para reducir la muerte por cáncer de pulmón por fumar tanto, si estás pensando en dejar de fumar, ahora tienes alternativas que te ayudarán a hacerlo.