READ IN ENGLISH

Típico, llevas tiempo haciendo dieta, ejercicio y por más que lo intentas no logras bajar más de peso, o te quedaste estancada… ¡Ese sentimiento de frustración es terrible! Y te dan ganas de abandonar tu régimen alimenticio y todo tu esfuerzo… ¡No lo hagas! Seguramente estás cometiendo un par de errores que puedes remediar para seguir con tus metas.

Lo más importante es que entiendas que estos errores pasan muy a menudo, y a pesar de todo tu esfuerzo a veces tu cuerpo deja de quemar grasas. Si revisas muy bien tu hábitos te darás cuenta de que algunas de las cosas que haces, muchas veces sin darte cuenta, hacen que todos tus sacrificios te dejen cansada mental y físicamente.

Mira estos consejos y revisa si estás cometiendo estos errores que te impiden quemar grasa

1) Estás comiendo de más por tu duro entrenamiento

Cuando sientes que haces muchísimo ejercicio, te recompensas comiendo de más para “reponer” la energía que perdiste haciendo ejercicio. A veces esto puede ser un juego físico que nos hace el cuerpo para darnos más combustible, o simplemente un juego de tu mente, en el que crees que te mereces la comida luego de haber entrenado duro.

La mejor combinación para perder peso está en tu dieta y en el ejercicio. Ambas variables son importantes para lograr tus objetivos, enfocándote un 80% en la dieta, y el restante en el ejercicio.

2) No estás durmiendo suficiente

El descanso es quizás lo más importante que tiene que hacer nuestro cuerpo. Debemos dormir al menos 7 horas diarias para regular nuestro organismo y darle un descanso apropiado a nuestros músculos.

Cuando no duermes se descontrola la hormona del estrés, llamada cortisol, además se descontrola el azúcar y la insulina. El exceso de cortisol te hace propenso a acumular grasa abdominal, tendrás más ansiedad y hambre nocturna.

3) Aumentaste la cantidad de comidas de manera innecesaria

Para aumentar nuestro metabolismo debemos hacer entre 5 y 6 comidas diarias, divididas en 3 comidas principales y 2 snacks que evitan los golpes de ansiedad y regulan nuestro metabolismo. Aunque es muy frecuente que comamos cantidades más grandes de lo que nos corresponde. Hay que comer 5 o 6 veces al día pero con porciones de comida medidas o estimadas, para controlar la ingesta de calorías.